martes, 1 de abril de 2008

Antología de la democratización del buen gusto

Últimamente he dado nombre a algo que siempre me ha interesado.
Es para mi una afición mirar a la gente por la calle, intentar clasificar a las personas dentro de un grupo social u otro.
Las tribus urbanas y sus movimientos.
Los emos, punks y siniestros.
La it-generation, que es ya una realidad.*
el new rave madrileño.

Este tipo de movimientos se suelen dar en una sociedad aparentemente satisfecha, en la que no hay estrecheces. Es un movimiento cíclico. No hay más que ver, Griegos, Romanos, franceses del XVII pre-revolución, románticos del XIX, los felices años 20 americanos, los 50 de los aliados. Pienso que este tipo de movimiento cíclico se da cada vez de forma más rápida debido al desarrollo de las comunicaciones.

Se supone que la sociedad se pudre, cuando se pierden los valores básicos de supervivencia y empieza a darse el libertinaje, surgen intereses como el esoterismo y se reivindica el hedonismo como forma de vida.

Y es que los humanos si no sabemos ser algo, es ser felices.

Hay películas que reflejan a la perfección a la sociedad decadente como La Dolce Vita, Espartaco, Maria Antonieta de S.Coppola, El Satiricón e incluso diría que películas como Reality Bites o Requiem por un sueño. Aunque ahora que lo pienso, hay tantas que sería un coñazo ponerlas todas.

Confieso que yo pertenezco a este tipo de sociedad decadente, aunque todavía no tengo claro a que grupo social. Quizás por eso el tema me resulta tan llamativo.

Todo este rollo que os estoy contando es para deciros que este tipo de estudio, se llama antropología cultural (si viene de Estados Unidos o Inglaterra) o Etnología (si proviene de Francia)

Este fin de semana he hecho exactamente eso. Vivir el hedonismo, No pasar por casa desde el viernes por la mañana hasta el domingo a medianoche. Comprar, beber, fumar, reir. Hasta he llegado a sentir remordimientos en algún momento.

Mucha gente no comprende que te compres una camisa de los años setenta con paisajes Utrechianos de barcos y colinas en El Templo de Susu. Mucha gente no comprende que puedas llegar a nombrar 10 documentales distintos durante una conversación de tarde en una terraza de Los Austrias con tinto de verano en mano.

Así que si algo he sacado en limpio, es que soy peculiar. Como me dijo mi hermana ayer. "No, no. Este tío está loco de verdad, tú eres peculiar, pero la excusa de que estás loca ya no te salva. Este tío era raro raro raro"

Mientras no vulneres los derechos de los demás, como si te da por ponerte una gallina en la cabeza. A mi plin.

Frases para recordar de la increible Kika.
- Deja la cama y ven aqui, ¡Qué te estás perdiendo la vida!
- ¡No tengo más amor que dar!
- Te pareces a Annibal Lecter.
Un beso queridos, sed felices.
*Lo de la it generation, Me di cuenta de que es realidad en el momento en que reconocí a una del fotolog por la calle. ¡Vamos, qué casi me acerco a saludarla pensando que la conocía! Son mitos con nombre como Nete, Pelayo, Milena,Gerard y supongo que mil más a los que no conozco.
Nete me caía especialmente bien. Un día la ví por la Calle Orense de Madrid y estuve a punto de pedirle amistad rollo 15 años de ¿Quieres ser mi amiga?. Me he cruzado con todos estos en un momento u otro, y al final todo el mundo se conoce (Madrid es un pueblo) y tenemos amigos en común, ya sabeis Six degrees.
Creo que lo que más me alucina de esta gente es la vocación pública que tienen. Tengo que decir que no comparto las ideas que tienen, aunque si me resultan muy divertidos e interesantes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es maravilloso detenerse durante un instante y observar cómo es la gente por las calles. Y que luego siga otro instante más, y otro...

Pero es desagradable darte cuenta de que no hay mucha gente feliz por las calles, de que muchos de ellos no perciben minuciosidades sentimentales que tu mism@ si descubres...

Es una afición que me gusta hacer mucho, pero no comparto contigo la idea de catalogar a las personas...es algo que aborrezco, porque cada un@ es especial (aunque se parezcan a otr@s)

Un saludo, me gusta cómo escribes!

Lady hamilton dijo...

Gracias anónimo!

No siempre miro catalogando, esa es una pequeña porción de tiempo, que utilizo sobre todo cuando veo a adolescentes (esa etapa horrible en la que no tienes ni idea de quien demonios eres)
Pero hay muchos gestos y situaciones que pasan desapercibidas, como tú dices, y que parece que nadie ve.
Un saxofonista en la calle.
Una pareja mayor
Las amigas burguesas que toman café
El provinciano que llega a la gran ciudad
Los turistas japoneses! jajaja

y situaciones! un millón, el mismo número que gente en la calle.

Imaginarse vidas.. y fantasear, que eso, se me da muy bien.

Un beso.