domingo, 20 de noviembre de 2011

domingo, 13 de noviembre de 2011

Generique






El invierno asoma su cara.
De repente hace un frío helador, que corta los labios
Que hace desear un chimenea
Y que fuera pase lo que tenga que pasar.

Y la luz que refleja el sol en Madrid cambia.
Es la luz de invierno
La luz que anuncia la llegada de las navidades.
Christmas carrol, you know.


Los vestidos de tejidos gruesos.
Los leotardos y la familia que se junta.
Es curioso como idealizamos nuestra casa cuando estamos lejos
Y como es esa frase de Manrique;
"Cualquier tiempo pasado fue mejor"

La felicidad se me escapa al tiempo que la monotonía se adueña de mi vida.
Así que tengo el firme propósito de cambiar cualquier acontecimiento que me haga infeliz.
Yo nací para la risa, la admiración y la alegría
Y tengo que admitir que ultimamente no encuentro paz.

Decía Steve jobs, que si te miras al espejo y no eres feliz y ya pasan muchos días en los que se repite la misma situación, no hay que tener miedo a cambiarlo.
Así que estoy en profundo estudio de mi alma.
En constante búsqueda de la felicidad

Pero no os preocupéis por mi, sé que existe luz al final del túnel
Y que lo único seguro es la muerte
Así que me impongo como firme tarea
encontrar mi camino en la vida. 
Y sé que sólo es una cuestión de tiempo y constancia
Y de levantarse cada vez que caiga.

Soñaré esta noche con mares lejanos
Con olas que rompen y que acompasan el alma
Buenas noches, minoría.
Buenas noches.

  Recuerde el alma dormida,          
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte              5
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,             10
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

Jorge Manrique Coplas por la muerte de su padre

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Microrelatos I


Me leen la primera frase de una novela. 
Ahora termínala, me dicen. 
Pequeños experimentos para mejorar la narrativa.



Microrelato I

La llamada no debió causar en mi mucho impacto porque por más que lo intento, no consigo acordarme de aquel nombre. O quizá fuera debido a la hora de la llamada, que interrumpió la fiesta onírica que había organizada en mi subconsciente aquella noche.
Pero si me acuerdo del día siguiente, porque fué la mañana en la que nuestro perro amaneció muerto sobre el suelo de baldosas blancas y negras que tenía la pequeña cocina de mi piso alquilado.
El perro se llamaba Cash y lo enterramos al día siguiente.





Microrelato II

Pero la ceguera nunca me impidió ver más allá, no como al resto de mis hermanos.
Yo ahora vivo en una casa grande, tengo mujer e hijos y un buen trabajo. ¿Qué demonios consiguieron Louise y Johnny en cambio? Louise estará alcoholizada en alguna cama de algún motel de carretera, no me quiero imaginar con que camionero de poca monta compartirá el camastro y Johnny, ¡Oh! ¡Pobre Johnny! Murió de un ataque al corazón hará ya dos años el día cuatro de febrero, estaba obeso y medio loco. Pensaba que el gobierno conspiraba en su contra.
Es curioso como el que parece a primera vista el más débil y el que menos posibilidades tiene de llevar una vida "normal", resulta ser el superviviente del clan. 
Que se joda Darwin.


lunes, 7 de noviembre de 2011

Inner rhythms of a hungry soul.



Si pudiese estar en cualquier lugar del mundo
En cualquiera.
Estaría en algún lodge perdido en la selva amazónica
La lluvia torrencial y cálida estaría aporreando el techo
Y elegiría estar contigo.




Somos siete millones de personas en este planeta.
Siete millones de cuerpos, siete millones de almas
que luchan día a día, por una vida mejor.
O más feliz, o más tranquila.


 Me escondo en mi salón.
Veo las luces a través de los cristales de mi ventana
que me separan del frío que corta mis labios
Y que hace que el cuerpo se tense.


Esta siendo un año de reflexión.
Después de un mal año, siempre viene uno bueno.
Los años impares nunca me trajeron felicidad
Es una constante, o una gran casualidad.




Tengo la experiencia suficiente para saber lo que no quiero
Tengo la juventud suficiente como para seguir arriesgando
Y la libertad suficiente para hacerlo.
Tengo el mundo a mis pies.
Puedo ir a donde yo quiera
Yo me pongo mis metas
Y me construyo mis retos.


Y jamás me cansaré, de buscar aquello que anhelo.
Porque me niego a conformarme.
Me niego a ser una víctima del destino.
Yo escribo mi propia historia


Agarraré de este mundo, la belleza, la bondad y el amor
Para que cuando se escape el último suspiro de aliento
Pueda decir que yo he vivido.





jueves, 3 de noviembre de 2011

Waiting for the sun

Está siendo un otoño lluvioso.
Supongo que como todos los otoños,
que tienen algo de melancólico y romántico.


Está siendo un otoño de reflexión.
De tomar las riendas de la vida
De elucubración de planes futuros
Y de ejecución de planes presentes.


Está siendo un otoño también de confusión
Mezclada con notas de colores 
de tanto en cuando


Está siendo un otoño de hojas marchitas y muebles gustavianos.
Y de flores. de muchas flores.
De aprender también los nombres de las plantas.
¡Eso es un Acer! ¡Eso una higuera! ¿Se llama brassica esa flor?


También está siendo un otoño de sueños
Algunos se cumplirán, otros no.
En una tierra que parece yerma
Donde las esperanzas parecen un lujo
Y los abrigos de pieles marcan la diferencia cada vez más exagerada.


Está siendo un otoño de sofá y manta.
De acumulación visual, de inspiración, de aprendizaje.
De profundo descubrimiento personal
Y de niños disfrazados de calabaza.


Se acercan tiempos de cambio.
Lo huelo, lo noto en los huesos
Con la primavera vendrá el movimiento
Y con  el movimiento, la luz que estoy buscando
Y, que de momento, sólo puedo vislumbrar.
La luz es débil. Pero lentamente, se acerca.


shhhh... 
¿No la oyes?
Está aqui, entre el corazón y la sangre que se mezcla con vísceras, músculos y membranas.
Es el alma, que palpita.
Y que no se rinde.


Entrañablemente ingenua
silenciosamente capaz.








This is what you shall do; Love the earth and sun and the animals, despise riches, give alms to every one that asks, stand up for the stupid and crazy, devote your income and labor to others, hate tyrants, argue not concerning God, have patience and indulgence toward the people, take off your hat to nothing known or unknown or to any man or number of men, go freely with powerful uneducated persons and with the young and with the mothers of families, read these leaves in the open air every season of every year of your life, re-examine all you have been told at school or church or in any book, dismiss whatever insults your own soul, and your very flesh shall be a great poem and have the richest fluency not only in its words but in the silent lines of its lips and face and between the lashes of your eyes and in every motion and joint of your body.” 


Walt Whitman.