sábado, 13 de septiembre de 2008

De perros, gatos y ratones

Queridos.

Llevo dos días encerrada en una neblina que no me deja ver ni la punta de mis zapatos.
El tiempo en Suiza no podría ser peor.
Pero ultimamente :

- He visitado iglesias en ruinas.
- He visto mosaicos medievales.
- He paseado por los parajes cercanos a mi casa de madera.
- He bebido sake japones ( y sufrido las consecuencias)
- He hecho nuevos amigos
- He proyectado mi futuro desde 1000 angulos diferentes.
- He reído una barbaridad y llorado sólo un poco.

Leo los poemas de Ben Johnson, escucho por recomendación Earlimart y me pongo de forma compulsiva Pink Moon de Nick Drake.

He ideado el logotipo de una sociedad secreta, destinada a leer poesía y beber vino en mitad del bosque de Valais.

Aprovecho mi terraza para divagar mientras fumo cigarrillos, a veces (he de reconocer) innecesarios. Y puedo jurar que olvido escribir palabras en correcto castellano.



Me hablaron del Arte Bruto y del nuevo cine peruano

http://www.youtube.com/watch?v=l7lVW0LyMOo

Me divierte sobremanera el blog Historias con historia. Y tengo una torticolis de infarto.

http://historiasconhistoria.es/

Recibo cartas hechas a mano, con paciencia, cariño y lo que es más importante, escritas con el corazón. Pienso en postales japonesas en las que las olas perfectas cobran vida y me arastran a una espiral de paz

Tambien espero. A ratos impaciente, mi visita a Madrid y a sus bares cañís de cerveza fría y pincho de tortilla. Y los futones de sábanas de un blanco impoluto, al lado, una botella de vino y eternos baños manchados de acuarela.

Me han hablado de un cementerio escondido, al que espero ir en cuanto mejore el tiempo. Llevaré mi bloc de dibujo y reflexionaré. Me preguntaré como los olores, sonidos o tactos te pueden transportar al pasado en un segundo y ser reproducidos cual radio cassette. (Si, yo siempre fuí análoga)

Dejé por ti mis bosques, mi perdida
arboleda, mis perros desvelados,
mis capitales años desterrados
hasta casi el invierno de la vida.

Dejé un temblor, dejé una sacudida,
un resplandor de fuegos no apagados,
dejé mi sombra en los desesperados
ojos sangrantes de la despedida.

Dejé palomas tristes junto a un río,
caballos sobre el sol de las arenas,
dejé de oler la mar, dejé de verte.

Dejé por ti todo lo que era mío.
Dame tú, Roma, a cambio de mis penas,
tanto como dejé para tenerte.

Rafael Alberti. Lo que dejé por ti.





4 comentarios:

P dijo...

Vaya vaya...veo que no has hecho ningún comentario en tu blog acerca de la visita de tu amigo P.
Pues nada, como siempre soy el ultimo mono en tu blog. Hablas de mil autores, pintores, escritores, artistas que nadie conocen y no hablas de mi ni de David Bisbal, que por cierto saca nuevo disco estas Navidades.

Un besazo pivon!

Truman dijo...

siempre me he preguntado porque la gente que se va a vivir a otro pais echa tanto de menos cosas como "las cañas, las tapas..". Siempre es esto lo que mas añoran... Para mi no es tan importante, es agradable si, pero creo que para la gente que a duras penas puede llegar a final de mes, estaría bien que conocieran lo bien que pueden vivir en otros paises, para darse cuenta que las cañas son solo media hora al dia.
Para los afortunados que vivimos bien aqui en España, entiendo que eso se eche de menos pero para tanta gente con carreras trabajando en sitios de mierda y ganando una miseria que podrian vivir de p. m. en otros paises ejerciendo su profesion.... no logro entenderlo y creo que es porque no conocen otra cosa.

POr cierto, alex, ayer vi una peli muy buena que imagino conoceras. Como soy un desastre olvide el titulo (algo con .."on earth") que narra historias de cinco (o seis?) en distintas ciudades del mundo. Me gusto mucho y si no la has visto te la recomiendo. Voy a tratar de buscar el titulo y te informo. Besos

Truman dijo...

jo, alex, soy la leche, me comí en mi comentario anterior que era la historia de cinco TAXISTAS.
Subsano mi error y aprovecho para informarte del titulo exacto: "Night on earth".
Take care.

Alex dijo...

P, querido, lo siento, prometo hablar de tu visita.
Ultimamente son contadas las ocasiones en las que me puedo sentar a escribir.
Sabes que te quiero.

Truman, posteé hace tiempo la parte del taxista italiano de A Night on earth. Me reí mucho viendola. Me pareció curiosa.

Las cañas se echan de menos, pero lo que realmente se echa de menos es llegar al bar cañí de toda la vida y encontrarte con la gente que te conoce desde la tierna infancia. Las risas y el humo de los cigarrillos, la simpleza de una conversación con las personas que te conocen.

Eso, es dificil de encontrar en el extranjero. Pero aqui se encuentran otras cosas, como el choque cultural, el continuo descubrimiento de personas y las experiencias acumuladas.

Yo tengo morriña de España, pero estoy absolutamente convencida que el tiempo que pase en España tendré cierta nostalgia de Suiza. Es lo que tiene vivir a caballo entre dos mundos diferentes y enriquecedores a partes iguales.