lunes, 26 de noviembre de 2007

U rock me babe!

Marcel Proust era amante de las pinturas de Antoine Watteau. Tanto, que vagabundeaba de mercadillo en mercadillo buscando ropas de la comedia italiana y no había más placer, que, al venir sus amigos al estudio, se pusieran las ropas y montaran una composición sin reflexión.
Accidentada.
Lo leí en un libro sobre las obras que cuelgan en el Louvre.
Estuve en Murcia este fin de semana, visitando a mi tía y a su novio.
Mi tía es una mujer, de 57 años, con cara de 30 y cuerpo de 20. Así, sin botox ni gimnasio ni baños en sales marinas del mar negro.
Lleva el pelo negro perfectamente planchado a la altura de la cintura y se dedica a crear.
Publicidad o arte.
Decía Oliviero, que él era poeta, y que de vez en cuando se alquilaba para hacer publicidad. La Puta le preguntaba, "Ahhh, entonces, ¿sos puto, como yo?"


Y es que en el fondo todos somos PUTAS.
Es una verdad que no se dice.
Es un tema taboo.
Cada vez que visito a mi tía, me siento más rica y más pobre. Más rica en conocimientos y más pobre en autoconfianza, Me planteo si mi modo de vida es el adecuado, si es mejor o peor. Si es artificial.

Una amiga mía, vive un romance con un músico. Me decía que al irse, él le dejaba vacía. Porque conseguía que ella se preguntase, si su modo de vida era gris. Si no le valdría la pena, vivir la intensidad del que vive en carretera y de experiencias.

Yo le dije, que era algo muy común cuando has estado con algún artista, sea músico, escultor o malabarista. Pero también, que ese modo de vida se vuelve monótono cuando lo vives durante un tiempo. Hasta los artistas tienen rutina.

Mi abuelo era amigo de Buero Vallejo. Mi padre dice que he salido a mi abuelo, igual de loca. Yo no puedo decir, porque nunca tuve el placer. Murió de un enfisema pulmonar cuando yo andaba por el vientre de mi madre.

En el hospital, se quitaba la mascarilla de oxígeno para dar un par de caladas a un cigarro de liar.
Así era, viviendo sin miedo a las consecuencias, aunque las hubiese.

Solía reunir en casa a todo su círculo de escritores, artistas y bohemios. Y se iba hasta las tantas de obras de teatro hasta bares de mala muerte, por la zona de Sol.

Una noche, durante una de las cenas de sociedad de mi abuela, Mi abuelo se presentó de manera muy teatral y se sentó en la mesa. Muy serio, en mitad de la comida, se levantó y dijo.
- Julita, ayer vi una obra de teatro que me cambió la vida. Voy a abandonarte.
Se largó no sin antes, coger del brazo a una de las mejores y más reputadas de las amigas voluntarias de la cruz roja, con la que debía tener una aventura de hacía ya tiempo.



El caso es que a mi los bares decadentes me encantan. Ayer estuve en uno en Rosales de aspecto inglés fantástico y hay otro por la calle Reina que me tiene enamorada.

Así. Decadentes, melancólicos, románticos.

Un medio de Dolce Vita y cuarto mitad de Gatopardo con una pizca de El lado oscuro del corazón.


*Si, estoy pesadisima con esta peli, cuando la veáis me entenderéis.

2 comentarios:

simó dijo...

No sé si será porque soy de murcia, me dedico al arte, tengo un affair con un músico,soy un poco puta (suelo utilizar como eufemismo de esto: "tengo la moral sexual de un humbre") o todo al tiempo, pero me ha hecho tilín el post.
-------------------------
¿por qué la gente a pérdido el sentido del uso de la palabra romanticismo? es una pena, porque queda tan bonita cuando el contexto acompaña...

un beso niña
pd. mi abuelo tb.era un truhán :P

RdB dijo...

Cuando vives con un músico, un actor, un pintor o un mimo, al principio sientes ganas de lanzarte a la carretera como él, pero al final, te das cuenta de que si lo hicieras, nadie pagaría las facturas.

Los músicos, actores, pintores y mimos viven muchas veces -y desgraciadamente, porque sería estupendo que pudieran vivir bien de su profesión- en la carretera gracias a que los músicos, actores, pintores y mimos frustrados les pagamos la gasolina.

Cuando me di cuenta de esto, me olvidé de los traumas y empecé a sentirme como un mecenas.


Qué bares son esos de los que hablas? me encanta tu blog y estoy segura de que también me van a gustar ellos...