lunes, 29 de julio de 2013

Brindemos pues, por los presentes, por los ausentes y por los que vendrán.

Aterricé en España un primero de marzo.
Con el corazón destrozado a navajazos.
Volví a aquella tierra de paz de la que guardaba tan buenos recuerdos.
Y los amaneceres, el viento en la cara y los montes, me fueron cerrando las heridas abiertas.

Me propuse metas que me parecieron imposibles
Y me obligué a poner un pie detrás de otro cada mañana,
Escuché los refranes de la gente más sabia, que es la sencilla.
Y conseguí volver a oler la hierba y que me supiera a vida.

Ahora el campo, mi casa, tiene mucho más color.
Y he sido testigo del cambio de estaciones.
Y las que vendrán
Y yo tendré el privilegio de ver.

Soy una afortunada.
He vuelto para elegir mi propio camino
Y darme cuenta que el esfuerzo y la perseverancia son útiles.
Que no hay que perseguir quimeras, sino sueños.
Y que los sueños se pueden alcanzar.

Así que brindo, por los presentes, por los ausentes y por los que vendrán, en este viaje, que es la vida.



«Hemos visto luceros
y olas; hemos visto también bancos de arena;
y, a pesar de desastres y choques imprevistos,
nos hemos aburrido, como nos pasa aquí.

El sol resplandeciendo sobre mares violeta,
las ciudades brillando a la puesta del sol,
encendían las almas con el ardor inquieto
de hundirnos en un cielo de tentadoras luces.

Las más ricas ciudades, los más vastos paisajes
jamás nos presentaban el mágico atractivo
que ofrecen los que forma el azar con las nubes,
¡y el eterno deseo nos seguía inquietando! 


(...)

Charles Baudelaire. El Viaje.



1 comentario:

Carlos Segat dijo...


MI PADRE SIEMPRE AL ALZAR LA COPA BRINDABA POR LOS PRESENTES Y POR LOS AUSENTES QUE SIEMPRE ESTAN PRESENTES Y NUNCA LE PREGUNTE DONDE LA ESCUCHO LO LAMENTO VIVIO MUCHO Y TENIA UNA MEMORIA PRIVELIGIADA Y NO FALTABA EL DIALOGO....HOY EN SU HONOR REPETIMOS LA FRASE SIEMPRE QUE BRINDAMOS.